2013-09-29 18 00 19

“A menudo realizo informes que debo entregar a mis jefes en el tiempo establecido, sin demora por supuesto. Hace tres días me vi en un atolladero del que en un principio no sabía salir, ya que tenía que imprimir uno de los informes que había redactado y debía entregar pero la tinta de la impresora se había terminado, y lo peor de todo es que estuve buscando en los distintos armarios de la oficina y no había ninguno de recambio.

La verdad es que en aquel momento hubiera echado fuego por la boca, porque me encontré con las manos pilladas. Pensé en grabar el informe en un pen drive y acercarme corriendo a un locutorio para imprimirlo, pero no confío mucho de estos lugares, así que desistí de esta idea. También pensé en recorrerme las tiendas de la zona hasta dar con el cartucho de tinta para la impresora que necesitaba. Dispuesto a salir, una compañera de trabajo me dijo que hiciera el pedido por Internet y que seguro que encontraría alguna empresa que de un día para otro me entregase el pedido.
2013-09-29 18 00 19
La verdad es que tenía toda la razón, era absurdo salir corriendo como loco a buscar una tienda en la que vendieran el dichoso cartucho, y más en los tiempos que corren, cuando todo se hace por Internet. Después de mirar y comparar precios de unas empresas y otras,  y los tiempos de entrega de todas ellas, me decanté por Ofizona, ya que fue que la que mejores condiciones de venta me ofrecía y los gastos de envío más razonables.

Gracias a que realicé mi pedido poco antes de marchar de la oficina, sobre las 16.00 horas de la tarde, me enviaron en tan sólo 24 horas el cartucho de tinta que necesitaba. A media mañana, creo que eran sobre las 12.00 horas, ya tenía el cartucho en la oficina y pude entregar a tiempo el informe de esta semana. Más rápido imposible. Además, como fue el primer pedido que se hacía con ello nos enviaron un catálogo impreso y un pequeño detalle por la compra. Les doy un sobresaliente.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.