recambios para camión de calidad

Adquirir recambios para camión de calidad es fundamental si esperamos que nuestro vehículo alcance altos niveles de rendimiento. Pero esto no es suficiente, además es menester realizar revisiones periódicas y darles un uso apropiado, porque a pesar de la calidad que posean, existen condiciones que pueden apresurar desgaste de sus piezas.

Un ejemplo de ello, son los embragues, los cuales forman parte de los recambios más requeridos y una de las causas más comunes por las que se averían, es el sometimiento del camión a cargas excesivamente superiores a las que son capaces de soportar.

En este sentido, aunque en principio parezca que es posible transportarlas, no debemos olvidar que los límites establecidos por el fabricante no han sido previstos al azar, sino que parten de estudios en los que se determinan las condiciones a las que estos deben exponerse sin afectar sus piezas, es por ello que bajo ningún pretexto pueden ignorarse.

Por otra parte, la inexperiencia del conductor también suele estar relacionada con los problemas que presenta esta sección del camión, así por ejemplo, el pisar y soltar el embrague bruscamente, dejarlo pisado al detenerse en el semáforo o junto con el acelerador, son algunos de los errores que agudizan el proceso de desgaste.

De igual forma, la instalación de recambios genéricos o de segunda mano, en la mayoría de los casos implica una reducción en el rendimiento del sistema. Dicho intento por economizar, generalmente incrementa los gastos, debido a que exigen una mayor inversión en mantenimiento y a su vez ofrecen menor durabilidad.

Si queremos evitar estos contratiempos, debemos empezar por adquirir recambios de buena calidad, dejar el mantenimiento en manos de expertos, procurar que los conductores del vehículo estén suficientemente formados sobre la conducción de camiones y asegurarnos de que cumplan las instrucciones señaladas en los manuales correspondientes.

El cumplimiento de tales medidas, es lo que distingue a quienes no inciden en accidentes de tráfico graves, de aquellos que sufren las consecuencias de las lesiones ocasionadas en dichos sucesos. Por tanto, empecemos a ponerlas en práctica y a ser conscientes de la responsabilidad que implica conducir un vehículo de tal magnitud.