eliminación de fibrocemento

eliminación de fibrocemento

Durante la eliminación de fibrocemento los encargados de dicha responsabilidad, se enfrentan al riesgo de exponer su salud y vida, puesto que un pequeño error puede ponerlos en contacto con las fibras tóxicas de este material, las cuales tras su inhalación, tienden a causar debilitamiento de las funciones respiratorias y en los casos más severos, cáncer pulmonar.

En razón de ello, el ordenamiento jurídico dispone de una amplia lista de leyes que establecen las condiciones para proceder con esta actividad sin que ello ponga en peligro a las personas o demás seres vivos. Entre ellas, figura el uso de equipos y maquinarias adecuados, selección de personal capacitado, cumplimiento de las instrucciones referentes al envasado, embalaje, depósito y transporte, y la higiene.

Este último, es un aspecto de fundamental relevancia que pocas veces es valorado cuando se trata el tema de la manipulación de sustancias contaminantes, ya que generalmente, los trabajadores presumen que al estar debidamente protegidos por los uniformes, guantes, mascarillas y demás recursos, no requieren aplicar medidas especiales sobre este particular.

Sin embargo, aunque se alcancen los mayores niveles de eficiencia en el tratamiento del fibrocemento y se posea la última tecnología en equipos de protección personal, en ningún caso deben obviarse las indicaciones relacionadas con la descontaminación. Por el contrario, se reservará un área dividida en tres secciones de la siguiente manera: zona limpia, de duchas y el sector destinado para los objetos sucios.

Las áreas mencionadas, se establecerán asegurando que fluya el aire desde la parte limpia hacia la sucia, motivo por el que, las duchas se situarán entre ambos espacios. Asimismo, se le incorporará un sistema de filtrado que impida el vertido de agua contaminada.

Por otra parte, las prendas pertenecientes al obrero se almacenarán en un espacio separado de sus elementos de trabajo. Cumplida su jornada, ingresará a la zona sucia donde se despojará de los materiales utilizados, salvo el respiratorio, el cual usará mientras se duche y, por último, accederá al área limpia donde se vestirá con la ropa de calle.

Con frecuencia, se sabe de empleados que sufren enfermedades profesionales y padecen las consecuencias de los descuidos cometidos mientras ejecutaban esta clase de actividades. La única forma de evitar tales efectos, es cumplir plenamente con las normas de seguridad.